Inicio Crónicas 10 años de la Fraternidad en Chile

10 años de la Fraternidad en Chile

Santiago de Chile, 03/06/13 (Familia Sodálite Noticias — Chile). En junio de 2003 la Fraternidad Mariana de la Reconciliación llegó a Chile, por lo cual están celebrando su décimo aniversario. Recogemos algunos testimonios de las fraternas que residen en Chile y también de distintos miembros de la Familia Sodálite.

frats aniv

Fernanda Reis, superiora de la comunidad en Santiago, relata que desde el día en que llegaron a tierras chilenas descubrieron la presencia de Dios en experiencias de comunión, fraternidad y de amistad. “El Señor nos había llamado para ser santas. Queríamos darlo todo”, recuerda.

El apostolado de la Fraternidad en el Movimiento de Vida Cristiana (MVC) y en las demás asociaciones de la Familia Sodálite se ha ido multiplicando a lo largo de estos diez años, resalta Reis pues “de alguna manera, nuestra comunidad, fue un lugar de acogida; es decir, de acoger al MVC, a los jóvenes, y desde la comunidad apoyar en proyectos concretos. Después de estos 10 años veo como el Señor ha dado los frutos que Él quiso de la Fraternidad en estas tierras. La conversión de tantas personas y ver cómo la gente se ha encontrado con Él es el regalo más grande”, resalta Fernanda Reis.

Todas las fraternas descubren que su consagración a Dios es parte fundamental de su camino a la santidad; coinciden igualmente que en la Fraternidad es donde Dios las llama a vivir esta vocación. “Conocí a las fraternas en Convivio 2003 ━primer Convivio en Chile━ desde ese momento nos hicimos amigas hasta el día de hoy que vivo con ellas”, recuerda Carla Hasbun, fraterna, quien comenta poco a poco se fue dando cuenta del llamado que Dios tenía para ella en la vida de fe. “Para mi ser fraterna es entregarle toda mi vida a Dios para que los demás lo conozcan a Él”, resalta.

“Para mi la Fraternidad es mi hogar, es donde el Señor me llamado a vivir, a desplegarme, a ser santa” comenta Cristina Vargas, fraterna, para quien el apostolado es “la experiencia de poder vivir la maternidad espiritual con todas las personas que el Señor me pone en el camino”. Para Astrid Duque la Fraternidad es “el lugar que Dios ha pensado para mi, desde siempre, para que yo sea feliz, para que me despliegue, para que pueda ayudar a muchas personas para que se encuentren con el Señor y para que me esfuerce por transmitirlo en todos los momentos de mi vida”, describiendo lo más importante de la vivencia de su vocación.

En una pequeña descripción de lo que significa ser fraterna Jennifer Pava descubre que en el apostolado “como María, una maternidad espiritual en poder acompañarlos, formarlos. Enseñarles en el día a día me abre un horizonte de evangelización en la cultura en general. Nosotras desde nuestra vocación laical hemos consagrado nuestra vida al Señor para el apostolado, para poder dar testimonio de lo que somos en medio del mundo”.

La vida las fraternas no se restringe a solamente la vida comunitaria; su apostolado en la Familia Sodálite en Chile ha dado mucho fruto. Juan Pablo Labbé, agrupado en el MVC, destaca esta labor “sobre todo en el trabajo que hacen de una manera muy atractiva y cercana de conocer al Señor Jesucristo y a la Iglesia con un canal de amistad y cercanía”.

“Gracias a la Fraternidad yo conocí mi vocación. Desde que las conocí mi vida ha cambiado porque descubrí cuál era el camino que Dios quería para mi y sentí que por fin había encontrado mi lugar”, comenta Josefina Cañas, miembro de la Asociación de María Inmaculada, compartiendo el cariño que tiene a la Fraternidad.

Para los esposos Cecilia y Juan Carlos Cordano, la cordialidad y cercanía de la fraternas ha sido muy importante en sus vidas, indican que ellas “nos han abierto las puertas de su casa y nos han invitado a ser un poquito parte de ellas y eso nos ha ayudado a tener una fe mucho más grande y a comprometernos más. Como familia tenemos mucho que agradecerle a las fraternas; ellas siempre demuestran la alegría de tener a Jesús en el corazón y eso a uno también lo motiva a estar alegre y compartir en el mismo estilo”.

Como celebración por sus 10 años en tierras chilenas prepararon una cena a la cual asistieron muchos miembros de la Familia Sodálite en Chile, contaron también con la presencia de autoridades eclesiales de dicho país. El video testimonial sobre su peregrinar en estos 10 años puede ver en este link.